Make your own free website on Tripod.com



15. La defensa armada de la cultura emergente

La historia de Latinoamérica y el mundo
nos ha enseñado que no hay posibilidad alguna
de realizar una revolución social
sin contar con una fuerza militar
capaz de defender y sustentar esos cambios.

La historia reciente de nuestro país nos ha enseñado
que no se puede amenazar el orden y el poder de los ricos
sin provocar su violenta reacción.
El once de Septiembre está demasiado cercano
en la memoria de todos.
Los familiares de los desaparecidos y ajusticiados
todavía buscan una respuesta a su dolor.

La larga historia de crímenes y atrocidades
cometidas por la clase dominante
desde el exterminio de pueblos y naciones indefensas
para entregar su territorio a inmigrantes
(como exterminio de la Nación Selknam en Tierra del Fuego)
el secuestro y rapto sistemático de niños mapuches
para ser vendidos como esclavos en el Perú
realizado por la oficialidad del Ejército chileno
durante la llamada “Pacificación de Arauco”.
Los violentos castigos a que fueron sometidos los obreros del salitre
amarrados a cepos bajo el sol del desierto.
La violencia ejercida por los hacendados contra sus inquilinos.
las violentas acciones represivas realizadas por el Estado Moderno
contra quienes exigen y demandan sus derechos
en la insurrección obrera de Valparaíso
en la insurrección obrera de Santiago
en Ranquíl
en la Escuela Santa María de Iquique
en Pisagua
en la Coruña El Salvador Pampa Irigiyen
el Golpe de Estado de 1973 y la contrarevolución que le sucede
Villa Grimaldi Cuatro Alamos Fuerte Borgoño
Colonia Dignidad Puchuncaví Ritoque
el asesinato de los héroes de Corpus Christi
el asesinato de los héroes del 23 de Agosto
son tan sólo algunos de los ejemplos con que se puede ilustrar
una larga historia de violencia política en nuestro país
de violencia ejercida en forma sistemática por las clases dominantes
por las instituciones del Estado
contra quienes han iniciado la defensa de sus derechos.

La violencia ha sido una característica permanente
en el ejercicio de la política en nuestro país
ha sido una característica permanente
en los métodos utilizados por los ricos
para ejercer su dominación de clase
para ejercer la explotación de clase.

El desarrollo de la capacidad militar del pueblo pobre marginado
es el derecho a la legítima autodefensa de un pueblo
agredido en forma sistemática por sus explotadores.

El desarrollo de las capacidades militares del pueblo pobre y marginado
es una necesidad moral ineludible
frente a un enemigo de clase
que jamás en la historia de Chile ha vacilado
en desplegar la furia genocida de sus aparatos armados profesionales
para defender sus mezquinos privilegios de clase.

No hay ninguna posibilidad cierta
de realizar un cambio estructural de nuestra sociedad
promovido desde la marginalidad y la pobreza
si no somos capaces de transformarnos todos en guerreros
si no somos capaces de asumir la defensa
de esa propuesta moral de los pobres
que hoy llamamos revolución.

El proceso de acumulación de fuerza que por estos días comienza
tiene el carácter de una guerra popular
que se libra en todos los espacios
legales e ilegales
públicos y clandestinos
pacíficos y violentos.

La defensa de esa cultura emergente que resume hoy nuestra esperanza
tiene el carácter de una guerra popular
que se libra en todos los ámbitos del quehacer humano
con un lápiz y con una pala
con una guitarra y con un fusil.

El proceso de liberación de clase y realización nacional
del pueblo pobre y marginado
tiene inevitablemente el carácter de una confrontación total
con el orden establecido
donde el desarrollo de las capacidades militares
independientes y soberanas del pueblo
es un asunto determinante
para el triunfo popular.


Vuelva a : Manifiesto

Vuelva a Inicio


Contenido

Poema Final

Su opinión y ... Participe


A Página del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR