Make your own free website on Tripod.com



11. El desarrollo del pensamiento propio del pueblo

La revolución que por estos días comienza
la revolución social del próximo siglo
emerge desprovista de verdades capaces de sustentar la fe
en recetas infalibles para promover los cambios
emerge desprovista de referentes históricos que sirvan como modelos
emerge desprovista de un pensamiento central
que sirva para trazar el camino indiscutible del triunfo.

Esta revolución surge desde la crisis más profunda
del pensamiento y la acción revolucionaria
trás el agotamiento final
de una era mundial de desarrollo de las fuerzas del progreso
donde terminaron agotados lo principal de los fundamentos políticos e
ideológicos
que sustentaron el pensamiento y la acción revolucionaria por más de un
siglo.

Esta revolución emerge marcada por su marginalidad
por un quiebre profundo con todo proyecto en desarrollo durante el anterior
ciclo.
Por la necesidad de construírse a sí misma desde sus cimientos
en una condición original donde no hay espacio para las certezas
donde no hay espacio para los dogmas
donde por sobre todas las cosas
no hay espacio para la línea central trazada de antemano
que uniforma el pensamiento y la acción
poniendo límites a la esencia libertaria rebelde y creativa del hombre.

El anterior ciclo de lucha popular contó con un programa central
contó con una línea política universal
que sintetizó las aspiraciones de un sujeto social
cuyo origen histórico se remonta al siglo 19
y cuyas formas de organización
ya habían alcanzado el plano internacional a principios de este siglo
dando forma a un pensamiento y a una propuesta alternativa de sociedad
sólidamente estructurados
madurado en las largas jornadas de lucha del proletariado industrial.

En el pasado fue posible definir un programa del pueblo
como adaptación a nuestra realidad
de una propuesta revolucionaria universal
que definía de antemano las características de la futura sociedad
el carácter del Estado
las relaciones sociales
la propiedad de los bienes etc.
En el pasado fue posible definir un proyecto universal
para la revolución proletaria en el mundo.

Los profundos cambios ocurridos estos últimos años de el orden mundial
en la estructura de la sociedad
en las características de los sectores pobres y marginados
en las características de las clases dominantes
en el carácter de la contradicción social
la irrupción de las demandas de los pueblos originarios y las etnias
son entre otros algunos de los elementos que hoy en día caracterizan
el comienzo de un nuevo ciclo
y la emergencia de un nuevo sujeto social revolucionario
que busca tomar posesión de su propia historia
que busca construir su propio proyecto de sociedad
que busca su emancipación de clase y su realización nacional.

La historia obliga al pensamiento y la acción revolucionaria
a despojarse de rigideces dogmatismos y certezas
para enfrentar esta nueva realidad dando cuenta efectiva de los cambios
reencontrando una nueva direccionalidad estratégica
en el diagnóstico independiente de la realidad y la síntesis de la experiencia.

En el permanente descubrimiento de la proyección revolucionaria
de una realidad en permanente cambio.

La historia obliga a despojar a la teoría y la política revolucionaria
de todo carácter dogmático e institucionalizado
para hacer posible el desarrollo del pensamiento propio del pueblo
porque la historia ya nos ha enseñado
que no hay síntesis más trascendente y decisiva
que la pobre o rica síntesis que en determinado momento
sea capaz de hacer de su historia
el propio pueblo pobre y marginado.

Al parecer la marcha que por estos días estamos comenzando
se va a tener que realizar sin poder precisar en detalle su destino
al menos durante mucho tiempo
porque es mucho lo que hay que descubrir
y va a ser necesario ir construyendo las cartas de navegación
en el transcurso del viaje.

La recreación permanente de una direccionalidad estratégica
siempre provisoria
siempre en desarrollo
siempre en evolución
siempre en cambio
parece ser el único instrumento central de orientación
con que por el momento contamos
en este azaroso viaje hacia la libertad
que ya iniciamos.


Vuelva a : Manifiesto

Vuelva a Inicio


Contenido

Poema Final

Su opinión y ... Participe


A Página del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR