Make your own free website on Tripod.com


EL VIEJO CAPITALISMO CHILENO
FUE CAPAZ DE DOMESTICAR
AL MOVIMIENTO SINDICAL

El proceso industrializador del país
implementado por la burguesía entre los años 30 y 70
comprometió profundamente al Estado y al obrero en el desarrollo del capital
en una economía como la que existió en nuestro país durante esos años
la distribución positiva del ingreso en favor del trabajador
no representó una contradicción sustancial con el desarrollo del capital
sino por el contrario estuvo en estrecha relación
con la necesidad permanente de ampliar y revitalizar el mercado interno
(en el cual el trabajador es un importante consumidor)
y con los ajustes de la economía
que impulsa la clase dominante desde el estado
para privilegiar el desarrollo de las áreas económicas de su interés
(fijación de salarios, reajustes y precios mediante la ley)

Durante este período
caracterizado por el crecimiento de la economía con los altos índices de inflación
fue posible establecer un amplio márgen de negociación del valor de los salarios
proceso en el cual se compromete directamente el Estado el patrón y el obrero
(las comisiones tripartitas en la negociación colectiva)

El capitalismo chileno fue capaz de institucionalizar al movimiento sindical
despojándolo del carácter antagónico y libertario
con que fuera fundado a principios de siglo
promoviendo mediante la Constitución y la ley
un sindicalismo obligatorio unitario y representativo
que en gran medida hizo del obrero organizado
-comprometido profundamente en el respeto a la institucionalidad-
un interlocutor formal y disciplinado con quien negociar
condiciones favorables para el desarrollo de su estrategia industrializadora
logrando que por un período prolongado de tiempo
no se viera amenazado el conjunto del sistema de dominación

Este sindicalismo domesticado
carente de la independencia y capacidad de elaboración teórica
que tuvieran los lúcidos dirigentes anarquistas que lo fundaron
fue capaz de acumular garantías y derechos laborales por muchos años
sin alzarse con una propuesta antagónica y radical frente al sistema de dominación
Siendo el eje principal en torno al cual se organizó
el movimiento popular chileno por más de 5 décadas
llegó a alcanzar su mayor grado de desarrollo en el gobierno popular de 1970-1973
con el proyecto reformista “La vía chilena al socialismo“
que intentó reformar gradualmente las estructuras sociales de la dominación
utilizando la institucionalidad creada por la clase dominante.

Vuelva a Indice

Envienos sus Comentarios

Vuelva a Indice Principal